Diseño Biofílico en la Arquitectura

A lo largo de la historia, los grandes proyectistas arquitectónicos, científicos investigadores, profesionales del diseño, teóricos y arquitectura han trabajado durante décadas para definir aspectos de la naturaleza que afectan nuestra satisfacción ante un entorno construido. Este objetivo se está plasmando en una “nueva tendencia” que cada vez tiene más adeptos, el diseño biofílico.

¿Qué es el diseño biofílico?
Este estilo de diseño y arquitectura, intenta incorporar elementos de la naturaleza en espacios urbanos o interiores con el objetivo de ayudar a que las personas se sientan mejor y conecten nuevamente con el espacio, lo cual es una forma de mejorar eficazmente la salud, el estilo de vida y el bienestar de los individuos y la sociedad, tanto en espacios individuales o cerrados como en abiertos.

A través del Diseño Biofílico se crean superficies constructivas sostenibles. Las plantas y revestimientos vegetales conviven con las personas y proporcionan sensaciones agradables y un ambiente más saludable.

Integrar plantas y naturaleza en un proyecto de Bioconstrucción convierten al edificio en un espacio en el que mejora nuestra salud, productividad y rendimiento además mejora de la calidad del aire convirtiendo cualquier espacio en un pequeño ecosistema. A través de las plantas se filtran los agentes contaminantes, proporcionando una sensación única de salud y bienestar en nuestra edificación.

El diseño biofílico en la arquitectura ha tenido un impacto positivo para los usuarios tanto como para cualquier tipo de obra en espacio abierto o cerrado..

Uno de los ejemplos más emblemáticos lo podemos identificar en New York. El parque High Line, una línea de tren reconvertida en una zona abierta para los visitantes con más de 300 especies de plantas perennes, hierbas, arbustos y árboles, más de cuatro millones de personas lo visitan cada año. La arquitectura biofílica en espacios públicos que se adaptada al urbanismo también puede ayudar a bajar la temperatura del aire urbano y mejorar el efecto de isla en zonas urbanas.

Los principales países que lideran la Arquitectura Biofílica:

IRLANDA, APUESTA ECOLÓGICA

Irlanda es uno de los países en los que la conciencia ecológica ha tenido mayor impacto en la población. La mayor parte de los proyectos nuevos de construcción se realizan bajo estándares sostenibles.

BRASIL, PROTECCIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES

Brasil es el cuarto país con más edificios sostenibles del mundo. La necesidad de proteger los recursos naturales del país así como la conservación de energía han influido en su clara apuesta por la sostenibilidad.

AUSTRALIA, LA PRIORIDAD ES EL BIENESTAR

Mejorar la salud y el bienestar de los habitantes es la razón más importante para la construcción sostenible en Australia. En los últimos años han proliferado los proyectos que buscan mejorar de eficiencia energética y el confort interior de las viviendas.

NORUEGA, UN ENFOQUE SOSTENIBLE

Hace 10 años, la construcción de la Ópera de Oslo fue el origen de lo hoy es ya una auténtica explosión de arquitectura sostenible en toda Noruega. Su preocupación por el consumo de energía y el impacto medioambiental los ha llevado a construir edificios con un gran rendimiento energético.

CANADÁ, Y SUS CONSTRUCCIONES SALUDABLES

En Canadá se ha generado una conciencia social alrededor de la arquitectura sostenible. De tal manera que la mayoría de la población apuesta por proyectos ecológicos con un objetivo muy claro: Vivir más y mejor. 

Sin duda esta tendencia de diseño y arquitectura, más que una tendencia es una necesidad, para que la sociedad aprenda a coexistir con su ecosistema y que nuestros sentidos y salud sean revestidos con naturaleza.